Jambo, en Swahili, significa hola, y es el saludo tradicional Keniata. Pero no es un hola cualquiera, es un hola que se dice con una sonrisa en la cara, es un hola abierto que transmite bienvenida, afecto, es un hola que te abraza y te acompaña allá a donde vayas.

Ayer llegó al orfanato un nuevo niño, Prince. Con apenas tres semanas de vida, y en un país con más de 2.500.000 de niños abandonados en sus calles, sus primeros días de vida parecían seguir un guion prestablecido de antemano. Entró al hospital con su madre, aún en su vientre, pero apenas vino al mundo, se quedó solo, en su pequeña cuna, y obligado sin más a luchar por sí mismo por encontrar su lugar en el mundo.

Prince podría haber sido uno más, otra sombra incómoda en las calles de Mombasa, un frío número en las estadísticas nacionales, un problema. Pero braceó, y sonrió, y su llanto de recién nacido se tornó canción de esperanza.

Quizás algún día sea un abogado, o un médico rural, o un conductor de autobús, cocinero, cantante, explorador, informático, profesor de primaria, cartero, futbolista….. Por ahora, mientras crezca, será el Príncipe de Mombasa, y su reinado se establecerá entre las paredes del BABY LIFE RESCUE CENTER.

Nosotros, desde aquí, nos esforzaremos en ayudar a Peter, su nuevo padre,  para contribuir a que su futuro, no sea nunca más un sueño inalcanzable.

Jambo